La inteligencia social que cambio mi vida

La inteligencia social que cambio mi vida

La primer cosa del comportamiento humano que cambió mi vida, fue la inteligencia social, darme cuenta de que al desarrollar esa inteligencia te abrías las puertas hacia un nuevo mundo.

Me parecía increíble cómo podías llegar a un lugar sin conocer a nadie, acercarte, hablar, generar conexiones superficiales y después conexiones profundas para iniciar una amistad en cuestión de horas con bases muy solidas.

Y la inteligencia social no se trata únicamente de saber conversar o tener la falsa idea de que se trata ser bastante extrovertido y convertirse en el alma de la fiesta, se trata de saber moverte entre las personas cómo si fuera un juego de ajedrez.

Si lo que buscas es un resultado en especificó, es importante que sepas cuales piezas pueden llegar a dificultar la situación, cómo prevenir los movimientos, cómo mover esas piezas, saber evaluar lo que está sucediendo en el momento, saber manejar las cosas que pueden surgir dentro de la interacción pero que están fuera de tu control.

Es importante saber preparar y poner a las personas en el estado mental y emocional adecuado antes de plantear tu idea, dirigir la conversación y hacer que te siga su subconsciente, además de no salirte de la estructura de comportamiento humano por la cual atraviesan todas las relaciones para que todo fluya de manera “natural”.

No sólo es hablar, hay métodos, hay técnicas, hay estructuras, hay patrones en común… eso, eso es inteligencia social!.

La primera vez que hice uso de la inteligencia social de manera consciente me encontraba caminando en la calle y necesitaba con urgencia ir a un baño, me estaba orinando… así que me acerqué al primer restaurante que vi y al intentar ingresar me dijeron que estaba lleno y sólo se podía ingresar con reservación, supe que pedir que me dejaran pasar al baño iba a ser imposible, así que rápidamente vi una mesa con 2 personas y tenían otras 2 sillas desocupadas en su mesa y le dije que me estaban esperando, me dejaron pasar, pero me siguieron con la mirada.

Entré, inicié una conversación de manera rápida con la personas en la mesa, me senté  y seguimos hablando, después de 5 minutos me levante y fui al baño, regresé a despedirme y salí de ahí.

Con apenas poco tiempo aprendiendo del comportamiento humano y a mis escasos 18 años de edad, fue como encontrar un gran tesoro.

A partir de ahí seguí haciendo uso de la inteligencia social y comencé a realcionarme mejor con todos, aprendí a “leer” lo que pasaba en las interacciones, las señales que están ahí pero las personas normalmente no ven, cómo un hombre invisible que camina en la arena, pues aunque no puedes verlo, ves las pisadas que va dejando.

Años después, la inteligencia social me llevo a formar grandes amistados, fortalecer los lazos con mi familia, formar alianzas y negocios, formar mi empresa, ir a una entrevista de radio, una en TV, conocer a personajes importantes, entre muchas otras cosas.

Si te gustaría relacionarte mejor, tener una pareja, aprender a negociar, tener amistades y lazos profundos, saber desenvolverte socialmente en tu trabajo, es una de las herramientas más importantes que debes aprender.

Saludos!

 

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *